Galletas de jengibre

Valora este artículo
(4 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Lo más probable es que nunca las hayas probado, pero seguro que estás harta de oír hablar de ellas en la tele, el cine, los cuentos de Navidad… ¿Qué tendrán las galletas de jengibre para ser mundialmente conocidas? Descubre el secreto de su éxito con esta sencilla receta de Navidad.

Las galletas de jengibre son un clásico de la Navidad, cada vez más de moda. Su sabor aromático y especiado las hace un dulce de Navidad crujiente y muy sabroso.

Además, son muy sencillas de hacer, por lo que tus hijos podrán echarte una mano mezclando, amasando y, lo más divertido, cortando la masa con los moldes.

Ingredientes

220 gr de mantequilla

220 g de azúcar moreno

100 gr de miel

500 gr de harina

2 cucharaditas de levadura en polvo

2 cucharaditas de jengibre en polvo

1 cucharadita de canela

1 cucharadita de clavos de olor molidos

1 pizca de sal fina

Preparación

Precalienta el horno a 200º. Tamiza la harina con la levadura, el jengibre, los clavos y la canela en polvo.

Corta la mantequilla en datos y ponla en un bol amplio.

Agrégale la miel y el azúcar. Mézclalo bien.

Añade la harina tamizada y la sal. Con ayuda de las manos, mezcla bien los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea y un poco pegajosa.

Es hora de amasar las galletas. Para evitar que la masa se adhiera al rodillo, lo más cómodo es ponerla sobre un trozo de papel de horno y cubrirla con otro. Así podrás amasarla fácilmente hasta conseguir el grosor deseado, de más o menos medio centímetro.

Corta la masa con moldes de galleta de figuras navideñas, como siluetas, bastones, corazones. Si no tienes moldes, puedes hacerlo con un cortapastas o un cuchillo, dejando las galletas con forma cuadrada o rectangular.

Coloca las galletas sobre papel de horno y hornéalas entre 5 y 10 minutos. Retíralas cuando estén bien doraditas y déjalas enfriar sobre una superficie plana. Si quieres decorarlas con toppings de azúcar, este es el momento.
Galletas de jengibreUna vez frías, puedes guardar las galletas en una lata y aguantarán frescas mucho más tiempo.

Las galletas de jengibre son un delicioso dulce de Navidad que se ha extendido por todo el mundo. Mojadas en leche, untadas de mantequilla o queso fresco, cubiertas con chocolate o glaseado…, lo cierto es que el sabor de estas galletas es tan especial que seguro que se convertirán en una de tus recetas de Navidad preferidas.

Visto 1895 veces
Emma

Emma