El bebé a los cuatro meses

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

El bebé a los cuatro meses

El bebé a los cuatro meses comienza a desarrollar una serie de competencias y habilidades que son como el despertar de su entorno.

Sus sentidos se han desarrollado a lo largo del primer trimestre y durante este mes lo harán aún más rápido. Ahora que ya puede percibir los objetos que tiene a su alrededor, empezará a reclamarlos y a interactuar con ellos.

Tu bebé dormirá durante más tiempo por la noche y menos durante el día. Las tomas, que aumentarán, también se espaciarán más. Vuestros horarios empezarán a parecerse más: eso te permitirá estar mucho más descansada y disfrutar más y mejor de él.

Aunque el aumento de peso y altura comenzarán a decrecer, el desarrollo de sus capacidades comienza a acelerarse:

  1. Su capacidad de visión continuará aumentando a lo largo de este mes. Ya puede distinguir tu cara de las del resto, y te buscará cuando te alejes.
  2. Se pondrá triste si lo dejas solo e intentará demostrarlo con sus protestas y gestos.
  3. Tanto si se enfada como si está contento, expresará sus sentimientos con su expresión facial y sus balbuceos.
  4. Sus manos también son más hábiles y tienen más fuerza. El bebé querrá coger los juguetes y sujetarlos más a menudo.
  5. Comienza a ser consciente de sus extremidades y le gustará juguetear con sus pies.
  6. Su espalda y su cuello son más fuertes, así que empezará a controlar su cabeza un poco más. Es probable que se voltee por primera vez a lo largo de este mes.

Los dientes del bebé suelen empezar a salir a los cuatro meses. Lo notarás porque babeará más, querrá llevarse todo a la boca y morderlo con angustia. No te preocupes si esto no ocurre: muchas mamás tienen que esperar hasta que su bebé haya cumplido el primer año para ver su primer diente.

Un mordedor te puede ser muy útil. Mordisquear y chupetear un pedazo de pan lo ayudará a calmar el dolor. Ésta también es una manera de introducir el gluten en la dieta de tu bebé, pues es el momento de hacerlo en pequeñas dosis para evitar intolerancias.

El bebé a los cuatro meses parece despertar de su letargo, descubriendo el mundo en cada mirada. Aprovecha esta etapa, en la que seguramente estarás más descansada, para disfrutar de tu bebé.

Visto 1974 veces
Emma

Emma

Más artículos en esta categoría: « ¡Ya tengo un añito! Enfermedad celíaca »