El bebé de 24 meses

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

El bebé de 24 meses

Tu bebé va a cumplir dos años y ya se ha convertido en todo un hombrecito. Su capacidad de aprendizaje es cada vez mayor y su desarrollo psicomotor está en su punto álgido. ¿Quieres saber qué más aprenderá tu pequeño durante los próximos meses?

El bebé de 24 meses tiene sus capacidades a pleno rendimiento. Si hasta ahora parecía haber despertado al mundo, en este momento es cuando empezará a sumergirse en él.

Lo hará cada vez con mayor curiosidad y destreza, interactuando con todo lo que le rodea, mejorando sus habilidades sociales y lingüísticas, adquiriendo mayor independencia, concentración, capacidad de razonamiento… Son los grandes progresos del bebé a los dos años.

Pequeños curiosos con grandes preguntas

Su desarrollo psicomotor ya permite a tu bebé percibir el mundo de una manera mucho más nítida y global, empezando a comprender todo lo que le rodea. Esto hará que se formule un montón de preguntas en su cabecita.

Su curiosidad puede ser a menudo peligrosa, por lo que deberás reforzar tus medidas de seguridad en casa.

Ahora que ya puede abrir puertas y cajones, le gusta subirse a las sillas y trepar, corretea por el pasillo, sube escaleras y abre grifos. ¡Tendrás que estar más atenta que nunca!

Su capacidad lingüística es mucho mayor: entienden todo lo que les dices, su vocabulario es mucho más amplio y tienen una mayor facilidad para integrar verbos, adjetivos e incluso adverbios en sus frases.

El mundo en sus manos

Tu bebé de 24 meses empieza a parecer más un niño que un bebé: sus habilidades y capacidades le han abierto una puerta al mundo de par en par.

El parque infantil es ya un lugar hecho a su medida: puede subirse a los toboganes pequeños, jugar el cubo y la pala en el arenero y pasárselo pipa en los columpios.

En esta época los pequeños suelen empezar a hacer amistades y tener sus primeros conflictos, generalmente por no querer compartir sus juguetes.

Sus habilidades sociales empiezan a desarrollarse: le gustará darte abrazos, bailar y jugar contigo; echará de menos a sus amigos; tendrá pequeñas conversaciones de dos o tres frases hablándote de lo que le gusta y lo que no…

Yo solo, mamá

Tu bebé empezará muy pronto a querer hacer las cosas por sí mismo. No te sientas triste: aún queda mucho para que deje de necesitarte, y le vendrá muy bien aprender a desnudarse o vestirse solito para mejorar su autonomía y su independencia.

Esto optimizará su desarrollo psicomotriz y su habilidad manual: te sorprenderá ver la cantidad de cosas que tu pequeño es capaz de hacer sin tu ayuda.

A los dos años también estará listo para empezar a comer solo. No te preocupes si lo pone todo perdido, porque lo importante es que aprenda a comer de todo por sí mismo.

Ha llegado también el momento de empezar a pensar en retirar el pañal, ya que su control de esfínteres es cada vez mayor. Tampoco es necesario que te precipites; es mejor esperar a que esté realmente preparado.

Es momento de tomar decisiones

Tu bebé de 24 meses ya está preparado para tomar decisiones, y querrá imponer su voluntad a toda costa.

Es el momento de dejarle decidir en algunas ocasiones, porque eso le dará seguridad y le ayudará a formar su carácter. También es el momento de empezar a fijar límites y mostrarse un poco más firme con la disciplina, los horarios y las tareas.

Cuando llega la hora de dormir, por ejemplo, es muy probable que se haga el remolón y tengas que ponerte firme para meterle en la cama. Reduce su tiempo de siesta, mándalo pronto a dormir y no te entretengas demasiado en el proceso. Esto le ayudará a adaptarse al horario del cole, al que tendrá que ir muy pronto.

También es el momento de las primeras pataletas, una muestra de que su carácter empieza a formarse, adquiriendo mayor autonomía y seguridad. Recuerda no hacerle mucho caso, distráele con otra cosa y reserva la firmeza para cuando esté más tranquilo.

Ya soy mayor

Es el momento de los disfraces y las imitaciones: tus gestos, tus costumbres, tus palabras… e incluso tu ropa. La imitación es parte del desarrollo del bebé y no será hasta los tres años cuando se defina su identidad sexual.

Como ya puede sujetar mejor las cosas en sus manos, empezará a pintar y hacer garabatos con ambas manos. Aunque es probable que use una más que la otra, aún es pronto para saber si será zurdo o diestro.

El desarrollo psicomotor es diferente en cada bebé, sin embargo el cambio que se produce hacia los dos años es enorme. Tu bebé de 24 meses estará cada vez más despierto, hábil y espabilado, tanto que te pasarás el día corriendo detrás de él.

Visto 1541 veces
Emma

Emma