¿La cigüeña trae a los niños de París?

Valora este artículo
(3 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

¿La cigüeña trae a los niños de París?

Siempre que hay bebés alrededor, es fácil que surja la eterna pregunta de difícil contestación: ¿De dónde vienen los niños? La respuesta más tradicional y socorrida es que la cigüeña los trae de París, pero ¿Alguna vez te has preguntado por qué?

Cuando tus hijos preguntan de dónde vienen los niños quizás hayas recurrido más de una vez a esta socorrida respuesta. La imagen de la blanca y estilizada cigüeña llevando en su pico al bebé en pañales es sin duda la imagen más universal con la que solemos relacionar el nacimiento de los bebés.

La cigüeña es un pájaro cargado de simbología. En nuestra cultura, la llegada de la cigüeña coincide con la de la primavera, una estación muy esperada tras los rigores del frío invierno. Con la cigüeña brotan las flores, las primeras cosechas y la naturaleza fluye en un clima mucho más benigno y favorable para la salud.

Generalmente las temperaturas más agradables favorecen el deseo sexual y la fertilidad, por lo que el verano es una de las épocas del año más propicias para la concepción. De hecho, la mayoría de los animales inician su ciclo reproductor coincidiendo con el de esta estación.

Esto hace que la primavera sea una de las estaciones con más nacimientos y más relacionada con la fecundidad, coincidiendo con la llegada de la cigüeña, y de ahí el dicho "esperar la cigüeña".

Además de su estrecha relación con la felicidad y la fertilidad asociadas con la naturaleza, la cigüeña también está íntimamente ligada a la protección del hombre, ya que suele cazar alimañas perjudiciales para la cosecha y los bebés, como los ratones y las culebras, que además han sido tradicionalmente considerados como animales peligrosos y cercanos a la muerte.

Es posible que este sea el motivo principal para que tradicionalmente la cigüeña se considere símbolo de la sabiduría y el conocimiento, de buenos augurios y buena suerte, portadora de la felicidad y fertilidad que traen la luz del sol y las temperaturas agradables.

Pero este pájaro también ha sido relacionada con los valores familiares desde la antigua Roma: la cigüeña no sólo regresa siempre al mismo lugar para tener descendencia y cuidar de sus crías con cariño y cuidado, sino que también atiende y alimenta a sus progenitores cuando se hacen demasiado mayores.

Por eso, no es de extrañar que se haya escogido a este estilizado y amigable pájaro para explicar a los niños de dónde vienen los bebés: la primavera es símbolo de vida, felicidad y fertilidad, y no habrán llegado hasta que la cigüeña anide cerca.¿La cigüeña trae a los niños de París?

Parece que ya nos ha quedado claro por qué la cigüeña pero, ¿por qué París?. París es la ciudad del amor y del romanticismo, por lo que es lógico que se considere el lugar ideal para que los bebés sean concebidos. Parece que la zona de Alsacia, en Francia, era conocida por su abundante colonia de cigüeñas y que pudo cambiarse fácilmente esta ubicación original por la más conocida de París.

De todos modos, si tus hijos hacen esta pregunta con insistencia, quizás haya llegado la hora de explicarles algunas cuestiones básicas sobre la verdadera procedencia de los bebés. Al hilo de esta pregunta, Montse Doménech acaba de publicar Los niños no vienen de París, un libro que te ayudará a contestar todas sus preguntas sobre este tema, dejando las cigüeñas de lado, por supuesto.

Visto 5328 veces
Nora

Nora