La nueva Ley de Educación

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Nueva ley de educación

La nueva Ley Orgánica de Mejora de la Educación viene precedida de la polémica y sembrada de críticas por prácticamente todos los colectivos educativos. Esta Ley establece un cambio sustancial en las bases educativas tal y como estaban planteadas hasta ahora. Hoy te explicaremos cuáles son los cambios más importantes y, sobre todo, cómo afectarán a la educación de tus hijos.

Según el Ministerio de Educación, la nueva Ley Orgánica de Mejora de la Educación, también conocida como Ley Wert o LOMCE nace como  "Un conjunto de medidas para que España se sitúe en el ámbito educativo internacional en la posición que le corresponde, se mejore la formación y preparación de nuestros estudiantes y se pueda converger hacia los objetivos europeos en educación de la Estrategia Europa 2020".

Sus principales objetivos son:

  1. Disminuir las tasas de abandono y fracaso escolar.
  2. Mejorar las elevadas cifras de paro juvenil, con una educación más orientada a la empleabilidad.
  3. Mejorar el nivel de conocimientos en materias prioritarias.
  4. Mejorar el aprendizaje de las lenguas extranjeras.
  5. Incrementar la autonomía de los centros docentes.
  6. Disminuir el número de alumnos que repiten curso.
  7. Eliminar las diferencias entre Comunidades Autónomas.
  8. Intensificar el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.
  9. Señalizar el logro de objetivos en de cada etapa.
  10. Modernizar la Formación Profesional.

Más allá de sus objetivos, que deberán demostrarse a largo plazo, esta nueva ley de educación supone grandes cambios en el modelo educativo actual.

Asignaturas troncales, optativas y adicionales

Matemáticas, Geografía, Historia, Lengua Castellana, Ciencias Sociales, Biología y Geología, Física y Química e Idioma Extranjero son las asignaturas troncales. Los contenidos de estas materias son comunes para todo el territorio nacional y ocupan ahora como mínimo el 50% del horario escolar.

Además de las troncales, los alumnos tendrán que escoger entre varias asignaturas optativas. Aquí están algunas materias que hasta ahora se consideraban fundamentales para la educación: Filosofía, Plástica, Literatura, Música, Religión o Educación Física. Aunque los contenidos de estas materias los marcarán las Comunidades Autónomas, será el Gobierno central quien fije los criterios de evaluación.

Con un horario mucho más reducido, las materias adicionales o "asignaturas de especialización de carácter opcional" son optativas, y el alumno podrá completar su formación escogiendo las que más favorezcan a su formación académica, aunque no tendrán que examinarse de ellas ni obtendrán una nota final que compute en su currículo. Entre estas últimas se encuentran las lenguas cooficiales de aquellas Comunidades Autónomas que las poseen y otras materias aún por determinar.

Este es uno de los cambios más relevantes y polémicos, ya que supone una merma en las competencias de las Comunidades Autónomas, relega a un segundo plano la lengua materna de muchos niños españoles y olvida algunas materias consideradas hasta hoy por los expertos básicas y fundamentales para la educación.

La supresión de la asignatura "Educación para la ciudadanía" y la inclusión de Religión entre las materias optativas (la nota de esta asignatura cuenta en su nota final) también han generado una gran polémica.

Asignaturas troncales y de especialización

Más autonomía para los centros y menos para el consejo escolar.

El Director del centro tendrá más capacidad de decisión. También tendrá que acceder a su plaza tras un curso de capacitación, y ya no será elegido democráticamente por el claustro, sino que será nombrado por la administración.

El Consejo Escolar pierde muchas de sus atribuciones en favor de la dirección, que ahora aprobará presupuestos, planes educativos y gestión de recursos humanos.

Según la oferta de asignaturas que ofrezca, el centro podrá especializarse en alguna rama de FP o en alguna de las modalidades que tendrá el bachillerato: ciencias, humanidades, ciencias sociales o artes. Esto hará que los centros puedan ofrecer una mejor formación orientada al empleo o a la Universidad, pero también implica que los centros más cercanos no sean necesariamente los que ofrezcan la opción educativa que han escogido tus hijos, por lo que aumentarán los desplazamientos.

Esta medida ha levantado ampollas entre los colectivos educativos, pero las asociaciones de padres han sido las que han visto recortada su capacidad de decisión en la educación de sus hijos mientras deben redoblar sus esfuerzos a diario para minimizar las consecuencias de los recortes.

Vuelve la reválida

Con el objetivo de marcar los logros conseguidos en cada ciclo, los alumnos tendrán que someterse a una prueba individual al final del mismo que certifique que han adquirido los conocimientos suficientes para obtener el título.

Estas pruebas se practicarán al final de cada ciclo:

  1. En primaria se realizarán una prueba individualizada de detección precoz de dificultades de aprendizaje al finalizar 3º y otra al finalizar 6º.  El valor de la prueba tendrá un carcterr orientativo y será fijado por las Comunidades Autónomas.
  2. En secundaria se realizará una prueba individual al finalizar 6º de ESO. Será necesario superarla para obtener el Graduado Escolar y poder acceder al Bachillerato.
  3. La prueba que se realiza al finalizar el Bachillerato no sólo será vinculante para obtener el título, sino que además sustituye a la Selectividad. Si el alumno no superase esta prueba tiene la opción de incorporarse directamente a la Formación Profesional o volver a presentarse. Una vez superada la prueba, la nota supondrá un 30% de la nota final del currículo (el 70% restante lo aportan las calificaciones previas del alumno), aunque las Universidades pueden establecer a su vez pruebas específicas para acceder a sus estudios.

Este tipo de evaluación trata de fomentar la competencia y valorar de manera externa los conocimientos del alumno. Para los educadores, sin embargo, este sistema suprime la evaluación continua y organiza el sistema educativo no con el fin de obtener conocimientos y formar su carácter, sino con el objetivo de superar una prueba final, sin olvidar la presión psicológica que eso supone para niños, tanto pequeños como mayores.

Reválida

Orientación continua

Además de aumentar el seguimiento del alumno con las pruebas de detección precoz de dificultades, se establece una orientación continua para que escoja la opción más adecuada a sus capacidades.

En este mismo sentido, los alumnos de 3º de la ESO (antes esto ocurría en 4º) deberán escoger las asignaturas que determinarán si van a decantarse por la FP o por el bachillerato que les conducirá a la Universidad.

También en 3º de la ESO, los alumnos con dificultades para continuar el ciclo se derivarán hacia los denominados "Programas de Mejora del aprendizaje y Rendimiento", dos cursos específicos con contenidos devaluados para obtener el graduado escolar. Aquellos que hayan repetido dos veces el curso serán orientados hacia una formación básica de FP que les permita aprender un oficio con el que incorporarse a un puesto de trabajo o continuar sus estudios de FP.

Este punto en concreto es el que ha servido de motivo para acusar a esta Ley de "segregar" a los alumnos, estableciendo diferencias en la educación de manera selectiva.

Una ley polémica

Otro de los cambios más polémicos que supone la nueva Ley es la financiación de la educación en lengua castellana para aquellos padres que escojan esta opción en Comunidades Autónomas como Cataluña. La concertación de colegios con educación separada por sexos también la ha llevado al Tribunal Supremo, que ha dictado varias sentencias en su contra.

No es extraño que las reformas educativas, introducidas en nuestro país a lo largo de los sucesivos cambios de gobierno, hayan estado siempre acompañadas de críticas y recelos. En el caso de la nueva Ley Orgánica de Mejora de la Educación, la oleada de desaprobación ha sido masiva. Sobre todo en el ámbito de la escuela pública, los partidos nacionalistas y la oposición. Tan sólo queda ver si esta reforma cumple sus objetivos y mejora la educación acercándola, tal y como pretende, al mercado laboral.

Visto 1424 veces
Carol

Carol