“Por favor”: las palabras mágicas

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

“Por favor”: las palabras mágicas

Los niños tienen una tendencia natural a sacarnos de quicio y comportarse como pequeños tiranos. Si los caprichos, imposiciones, pataletas y berrinches son la respuesta más común a tus demandas, seguramente te vendrán bien nuestros consejos para educar a los niños desde el respeto y, por supuesto, enseñarles mejores modales.

Parece mentira cómo nuestros adorables bebés pueden llegar a convertirse de la noche a la mañana en pequeños dictadores. Siempre malhumorados, lo quieren todo en el momento y lo piden de cualquier forma, casi siempre a gritos o entre lágrimas.

Una de los principales objetivos de la educación infantil, tanto en el colegio como casa, es enseñarles a razonar, encontrar soluciones para su frustración y mejorar sus habilidades para relacionarse con lo que les rodea.

Lo primero que debes tener en cuenta es que los niños no se comportan de esta manera porque quieran molestar o crean que así van a conseguir su objetivo. La realidad es que nadie les ha enseñado aún a esperar pacientemente. Les cuesta trabajo expresarse y sus habilidades manuales no se adaptan a sus necesidades, por imperiosas que éstas sean.

Por mucho que les insistas o les preguntes por qué lo hacen, lo cierto es que ni siquiera ellos saben por qué se enfadan. Sigue nuestros consejos para enseñarles tolerancia y respeto y lograrás que aprendan a razonar, empatizar y obedecer:

1.    No esperes demasiado para empezar

Lo ideal es comenzar a marcar normas de comportamiento coincidiendo con el inicio de la educación infantil, ya que es en esta etapa cuando los niños empiezan a sufrir sus primeras situaciones de frustración y asimilarán mejor tus enseñanzas.

2.    Da ejemplo

No lo olvides nunca: tú eres el espejo en el que se miran, y repiten lo que tú haces como diminutos autómatas. Compórtate tal y como quieres que ellos lo hagan y te sorprenderán los resultados.

3.    Fija pequeños objetivos.

Así cada pequeño logro te animará a continuar. Comienza enseñándole a usar las palabras mágicas: “gracias” y “por favor”. Utilízalas siempre y no les des nada de lo que te piden si no lo hacen correctamente. Plantéalo como un juego, celebra los triunfos con una sonrisa y no te enfades.

4.    Refuerza su comportamiento positivo

A menudo los niños con problemas de conducta mejoran su comportamiento cuando se sustituyen las reprimendas por refuerzo positivo.

Olvídate durante unos días de los reproches y los castigos. Pasa por alto sus travesuras, por mucho que te cueste, y pon especial atención a esos momentos que quieres que se repitan, como cuando es respetuoso, responsable o tiene más paciencia de lo habitual.

Tu serenidad se verá recompensada con un cambio de actitud y los niños aprenderán a enfrentarse de una manera más positiva a sus errores y fracasos.

5.    Educación en la mesa

Ayudar a preparar la mesa; comer sin ponerlo todo perdido; utilizar correctamente los cubiertos, hablar sin discutir…

La mesa es un lugar fantástico para empezar a educar a los hijos: la familia está reunida, surgen un sinfín de conflictos, y también múltiples oportunidades para aprender a resolverlos.

6.    Aburrimiento cero

Mantén a los niños ocupados para evitar conflictos innecesarios. Organizar actividades para niños te dará oportunidad de educar a tus hijos en la tolerancia y el respeto, de enseñarles a compartir, a recoger después de jugar y muchos otros valores esenciales en la etapa educativa infantil.

Aprovecha cada momento que paséis juntos para educar a los niños e instruirles para hacer lo correcto, ser corteses y respetuosos. Sin duda, nadie mejor que tú para enseñarles a razonar y transmitirles sus primeras nociones de ética y valores.

Visto 1829 veces
Carol

Carol