El autismo en niños

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

El autismo en niños

El autismo es un trastorno complejo y desconcertante que afecta a  uno de cada 150 niños en nuestro país. Saber entender el autismo infantil te ayudará a reconocer y tratar mejor esta alteración del carácter tan imprevisible.

A menudo estamos acostumbrados a ver el autismo como una enfermedad asociada con bajas capacidades y niños extrañamente callados. La realidad es que los niños autistas son muy diferentes entre sí y, a menudo, con una inteligencia asombrosa.

Nada mejor que conocer mejor el autismo infantil para entender esta curiosa alteración del carácter de los niños.

Qué es el autismo

Es importante entender que el autismo no es exactamente un trastorno, sino más bien un conjunto de trastornos neuropsiquiátricos que afectan al desarrollo normal de las capacidades del niño en varios aspectos diferentes a la vez.

Esencialmente, los niños con autismo presentan dificultades para relacionarse con los demás. Pero no se trata de cualquier tipo de dificultad. Para excluir otros trastornos y diagnosticar correctamente el autismo infantil, los niños deben reunir al menos 6 síntomas relacionados con cada uno de estos trastornos sensoriales:

  1. Aislamiento social. Un amplio abanico de trastornos que puede incluir desde la incapacidad para establecer contacto visual hasta fobia a ser tocado por otra persona, pasando por la falta de empatía o expresión facial.
  2. Dificultades para comunicarse con los demás. Abarca las conversaciones repetitivas o sin hilo, la incapacidad para hablar o expresarse por gestos, el desinterés por los juegos, la ausencia de imaginación, la incapacidad de iniciar o aportar algo a una conversación …
  3. Patrones de conducta obsesivos o repetitivos. Algunos ejemplos de este trastorno son los más característicos del autismo: rutinas y comportamientos absurdos que son imprescindibles, angustia por la pérdida de objetos sin valor, complicados rituales antes de hacer algo cotidiano, obsesión por determinados objetos o parte de ellos…

La complejidad del autismo infantil reside en la multitud de combinaciones entre los diferentes síntomas, y por eso la conducta de los niños con autismo es tan desconcertante.

Pueden ser alegres, ruidosos, tímidos o simplemente sorprendentes, pero cada uno necesita un tratamiento específico para mejorar sus capacidades sociales.

Síntomas precoces de autismo infantil

Aunque cada caso de autismo es diferente, hay algunos síntomas que pueden ayudarte a reconocer estas dificultades:

  1. Cuando es un bebé sus balbuceos tardan en aparecer o son repetitivos, no te sigue con la mirada o no responde a tus juegos.
  2. No señala los objetos, no responde a su nombre ni balbucea antes del año.
  3. Le cuesta trabajo sonreír o ignora a los que le rodean.
  4. Sus juegos son reiterativos, le gusta alinear los juguetes o sólo juega con uno.
  5. No quiere hacer amigos, no se integra o le cuesta iniciar nuevas conversaciones.
  6. Empieza a mostrar rutinas repetitivas u obsesivas.
  7. Se muestra frío o apático, no te busca cuando llora, sus gestos son extraños, no se ríe con las bromas…

El autismo es un trastorno del desarrollo del que se desconocen las causas, pero es importante diagnosticarlo cuanto antes para tratar cada uno de sus síntomas y mejorar el desarrollo del niño.

Cómo tratar a los niños con autismo

El autismo no tiene cura, pero un tratamiento individual y personalizado puede conseguir que los niños con autismo mejoren mucho su conducta y sus capacidades para relacionarse con los demás.

Cada caso de autismo infantil es único, y por eso el tratamiento es tan complejo y costoso. Existen multitud de terapias diferentes, dependiendo de las necesidades concretas de cada paciente. El objetivo es lograr su autonomía e independencia en la edad adulta.

También es muy importante no tratar a los niños autistas como enfermos, sino teniendo en cuenta que tienen un modo diferente de relacionarse y percibir su entorno.

El autismo les hace especiales en todos los sentidos. Conocer sus necesidades, respetar sus manías y valorar sus virtudes hará que se encuentren más cómodos y les resulte más fácil sorprenderte con sus emociones y sentimientos.

Visto 920 veces
Carol

Carol