Habitaciones de bebé

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Habitaciones de bebé

Ha llegado el momento de preparar la habitación del bebé y seguro que hay muchas cosas que organizar y comprar.

Se trata de crear un nido cómodo y acogedor para tu bebé, pero también para ti. Durante sus primeros años de vida, y sobre todo durante los primeros meses, es probable que paséis juntos mucho tiempo en la habitación. Por eso, es muy importante que tengas en cuenta todos los detalles posibles para hacer estos momentos más agradables.

Luminosa y bien ventilada

La habitación del bebé debe ser amplia y luminosa. Aunque sea pequeña y oscura, podemos conseguir este efecto ayudándonos de la luz y del color.

  1. Los colores claros y suaves son mucho más agradables y luminosos. Escoge tonos pastel para un efecto relajante. Hará la habitación del bebé mucho más grande y diáfana.
  2. Para mantener la habitación bien iluminada, puedes utilizar cortinas o estores de telas claras que permitan pasar la luz natural a través de las ventanas.
  3. Las lámparas y apliques también deben propagar una luz suave. Te será muy útil una regulable o de luz más tenue para poder observar a tu bebé sin despertarlo.

Muebles que te durarán más

A la hora de comprar los muebles para la habitación del bebé dispones de una amplia gama de muebles y cunas convertibles que se adaptarán a las necesidades cambiantes de tu bebé durante mucho más tiempo.

La cuna será mucho más útil si se convierte en cama cuando tu bebé haya crecido. Dispones de cambiadores o bañeras que puedes retirar del mueble cuando ya no las necesites. Estas opciones son muy cómodas, a la vez que más económicas por su versatilidad.

Siempre ordenada

Con el bebé también llegará a casa un sinfín de accesorios y aparatos que siempre deberán estar a mano.

Para ello, es necesario que mantengamos el espacio lo más despejado posible, utilizando contenedores o cajones con separadores para mantener ordenada la ropa del bebé, sus pañales, cremas, juguetes y peluches.

Prepara una cesta para la ropa sucia, y una papelera con tapa para los pañales, mucho más cómodo y limpio.

Para la ropa de tu bebé, serán de gran ayuda organizadores de armarios y cajones, mucho más prácticos que las perchas. Usa cestas para mantener ordenadas las prendas más pequeñas.

No hace falta ser un manitas

Cualquiera con un poco de voluntad puede preparar el dormitorio del bebé de modo que el resultado sea bonito, seguro y cómodo. Pregunta en tu centro de bricolaje y verás lo sencillo que resulta cambiar el suelo de la habitación del bebé o sujetar un mueble o estantería.

En vez de empapelar, puedes pintar y cubrir la pared con vinilos. Tienes una amplia variedad de temas infantiles que son fáciles de colocar y de retirar. Mantendrás la pared limpia durante más tiempo.

Si vas a utilizar muebles o accesorios de segunda mano, comprueba que cumplan con las condiciones de seguridad. Un par de retoques de cera o una mano de pintura pueden hacer milagros.

Limpia y aireada

Mantén la habitación del bebé siempre limpia y aireada.

Lleva a tu bebé a otro lugar de la casa cuando ventiles su habitación. Cinco minutos al día son suficientes para renovar el aire de la habitación.

Evita el exceso de cojines, peluches y las alfombras de pelo largo que acumulan más polvo.

Ya ves que no es tan difícil organizar una habitación de bebé. Ahora sólo te queda disfrutar de ella y de tu retoño.

Visto 2554 veces
Emma

Emma