Depilación láser: verdades y mentiras

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Depilación láser: verdades y mentiras

La depilación láser ha revolucionado el mundo de la estética. Foto depilación, láser de diodo, luz pulsada… ¿En qué se diferencian? ¿Se trata realmente de una depilación definitiva? ¿Qué riesgos entraña?

Hace unos años, los sistemas de depilación vivieron una gran transformación: la llegada del láser. Con la promesa de una depilación definitiva, muchos fueron los establecimientos especializados que surgieron de la nada, ofreciendo resultados milagrosos a precios de saldo.

Las mujeres, hartas de sufrir los horrores de la cera, la maquinilla y las pinzas, han convertido el láser en uno de los tratamientos de depilación más demandados. No es sorprendente que sea, también, el método de depilación masculina mayoritario.

¿En qué consiste la depilación láser?

La depilación láser utiliza un haz de luz muy potente para quemar el folículo del vello de manera que éste no vuelva a reproducirse.

Al emitir la luz sobre la piel, la melanina la atrapa y la convierte en calor, abrasando el nacimiento del pelo. Esto inutiliza el folículo piloso e impide que vuelva a reproducirse, con lo que la zona tratada quedará libre de vello casi en su totalidad.

Prácticamente indolora, la depilación láser no quema la piel, sino la melanina del cabello, por lo que siempre será más segura y efectiva para la piel clara y el vello más oscuro.

Actualmente los tratamientos láser han evolucionado de tal modo que cada vez existen tratamientos más seguros para pieles más oscuras o sensibles:

•    El láser Rubí es poco recomendable para pieles muy oscuras o que tengan el pelo claro porque puede llegar a dañar la piel. El ritmo de las pulsaciones es más lento, menos doloroso, pero el tratamiento es más largo.

•    El láser Alejandrita es el más efectivo a largo plazo. Apto para vello de color claro, aunque menos con el rubio. Tiene la ventaja de poder utilizarse en casi todo el cuerpo, aunque siempre con pieles claras. Admite también pieles albinas o con pecas. El tratamiento es más corto debido a su alto ritmo de repetición en las pulsaciones, aunque esto pueda provocar más dolor.

•    El láser de Diodo, entre ellos el Soprano, es uno de los más comunes. Es apto para pieles y vellos oscuros, por eso es el más utilizado entre los hombres. Tiene buenos resultados a corto plazo.

•    El láser de Neodimio-Yang puede aplicarse de manera efectiva incluso sobre pieles mulatas o de raza negra. Sin embargo, es menos efectivo en este tipo de pieles que en las más claras.

La depilación láser puede aplicarse sobre casi cualquier parte del cuerpo. La duración del tratamiento suele variar, dependiendo de la cantidad y color del vello, la zona a tratar, la edad… Normalmente, es prácticamente imposible conseguir resultados óptimos en menos de  cinco sesiones.

Luz pulsada, láser, foto depilación… ¿Son lo mismo?

El láser y la luz pulsada (IPL) son sistemas en los que la eliminación del vello se produce por medio de un haz de luz, por lo que ambas son tratamientos de foto depilación.

Además, son muy efectivas y funcionan de manera similar. La diferencia radica en que el láser es monocromo y más preciso, mientras que la luz pulsada trabaja con varias longitudes de onda, como la luz de un foco.

A nivel práctico, esta particularidad hace que los aparatos de luz pulsada puedan utilizarse con diferentes tipos de piel y vello más claro. Por eso, los precios de la depilación láser son más altos, aunque necesitarás menos sesiones para conseguir el mismo resultado.  

¿Es realmente definitiva la depilación láser?

Los resultados de la depilación láser son muy satisfactorios, ya que es capaz de eliminar casi el 90% del pelo.

Sin embargo, no se puede decir que se trate de un sistema de depilación definitiva, ya que eliminar el vello no suprime el impulso que nuestras hormonas envían al cerebro para restituirlo.

El resultado es que, inevitablemente, el vello termina por volver, especialmente durante la edad fértil. Como cada cuerpo es diferente, la cantidad de vello que vuelve a crecer varía bastante de una persona a otra.

Una sesión de mantenimiento anual puede solventar ese problema y eliminar el vello más persistente.

¿Entraña algún riesgo?

La depilación láser es un método de abrasión del folículo del pelo (foto-termólisis selectiva). Para ello, se aplica un haz de luz láser sobre la piel que podría llegar a producir quemaduras de no ser aplicado correctamente.

La foto depilación es el sistema más efectivo y duradero que conocemos para eliminar el vello. Es fundamental que te informes bien acerca del centro médico en el que vas a hacerte la depilación láser. Asegúrate de su profesionalidad, de que trabajen con las tecnologías más avanzadas y de que te hagan las pruebas necesarias para ver la idoneidad del tratamiento en tu piel.

Visto 1648 veces
Sara

Sara