Enfermedades infantiles

Valora este artículo
(6 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Las enfermedades infantiles, por desgracia, van a estar presentes, en mayor o menor medida, durante los primeros años de vida de tu hijo. Es importante conocer sus síntomas para tratarlas, además de utilizar las vacunas adecuadas para prevenirlas y, así, evitar el contagio a otros miembros de su entorno.

En los últimos años se ha observado un repunte en algunas enfermedades infantiles que se encontraban prácticamente erradicadas, como el sarampión o la tos ferina. Según la Asociación Española de Pediatría, la vacunación es el mejor antídoto para frenar estas enfermedades que, aunque pueden aparecer también en la edad adulta, tienen una mayor incidencia durante la infancia.

Las enfermedades infantiles más comunes son:

Difteria

Es muy infecciosa y suele atacar a niños de menos de cinco años. Sus síntomas suelen ser dolor de garganta, dificultad al respirar, febrícula, ganglios linfáticos inflamados, o lesiones dolorosas en la piel. El diagnóstico de esta enfermedad debe hacerse cuanto antes para que pueda tratarse con los antibióticos adecuados, ya que puede ser mortal. La vacuna suele combinarse con la del tétanos y la tos ferina.

Hepatitis B

Causada por el virus Orthohepadnavirus, provoca una necrosis de las células del hígado. Los síntomas más comunes son fatiga, náuseas, baja temperatura, falta de apetito, dolor de estómago, dolor muscular y de cabeza, diarrea, oscurecimiento de la orina, ictericia (piel y ojos amarillos) y acolia (deposiciones de color claro). La primera vacuna se administra al bebé en el primer día de su vida.

La Meningitis

Provoca la inflamación de las meninges y suele ser causada por virus como el Haemophilus influenzae B o el Meningococo C. Aunque es poco frecuente, su diagnóstico (punción lumbar) y su tratamiento precoz con antibióticos o antivirales son muy importantes para evitar daños cerebrales e incluso la muerte. Sus síntomas más frecuentes son dolor de cabeza, rigidez en la nuca, fiebre, intolerancia a la luz o el sonido y trastornos de la conciencia, aunque en niños muy pequeños pueden limitarse a irritabilidad o somnolencia.

Neumonía o pulmonía

Esta enfermedad del sistema respiratorio consiste en la inflamación de los espacios alveolares de los pulmones. Los síntomas son tos, flemas, fiebre a menudo acompañada de escalofríos, disnea y dolor torácico que se agrava al respirar, así como dolor de cabeza, piel sudorosa, cansancio, cianosis, dolores articulares, náuseas y vómitos. Está provocada por el Neumococo por el Haemophilus influenzae B, el virus sincitial respiratorio, adenovirus y herpes entre otros. Suele ser muy contagiosa, ya que el virus permanece durante mucho tiempo en el organismo y se propaga fácilmente por medio de estornudos o toses.

Paperas o parotiditis

Esta enfermedad infantil suele estar provocada por el virus Paramyxoviridae, y puede producir también meningitis e inflamación testicular, lo que provoca infertilidad. Se previene con la vacuna triple vírica, y se caracteriza por un aumento de las glándulas salivares o de los testículos.

Poliomelitis o parálisis infantil

Es una enfermedad infecciosa altamente contagiosa que afecta al sistema nervioso. Producida por el virus poliovirus, destruye e infecta las neuronas motoras, causando debilidad muscular, parálisis aguda flácida, atrofia muscular y deformidad, amenazando la vida del paciente. La vacuna trivalente previene su aparición.

Rubeola

Es una enfermedad infecciosa leve provocada por el Togavirus, que se caracteriza por la aparición de pequeñas erupciones de color rosa en la piel desde la cabeza hasta los pies. Esta picazón suele desaparecer en pocos días, pero es muy contagiosa y puede agravar sus consecuencias en adultos no vacunados, provocando graves daños o la muerte. La vacuna triple vírica es la mejor manera de prevenirla.

Sarampión

Una de las más frecuentes, causada por el Paramixovirus, sus síntomas son manchas rojizas en la piel, fiebre y debilidad, aunque puede complicarse e inflamar los pulmones e incluso producir la muerte. Se previene con la vacuna triple vírica.

Tétanos

Es una enfermedad bacteriana que provoca neurotoxinas que afectan al sistema nervioso y provoca contracciones musculares violentas. Estos espasmos comienzan en la mandíbula pero pueden afectar rápidamente a otras zonas cercanas, provocando contracciones musculares, babeo, problemas respiratorios, fiebre, sudoración.

Tos Ferina

La tos ferina o tos convulsiva es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias altas causada por bacilos. Es muy infecciosa y produce inflamación de la tráquea y los bronquios, tos violenta, espasmódica o asfixiante que termina con un ruido estridente. Afecta en mayor medida a menores de 5 años, por lo que la vacunación es muy importante.

Varicela

Causada por un herpesvirus, es altamente contagiosa. Aunque leve y de tratamiento sencillo en niños, puede complicarse cuando se traspasa a los adultos con los que convive. Se caracteriza por una erupción de pequeños granos que pronto se convierten en vesículas que provocan mucha picazón y, después, en costras. El dolor de cabeza, la fiebre, el malestar general y los vómitos también suelen acompañar la erupción cutánea.

Para prevenir estas enfermedades es importante cumplir con el calendario de vacunación de nuestros hijos, ya que las vacunas que le administrará su pediatra son el mejor modo de mantener a raya a los virus y bacterias que las producen.

Las enfermedades infantiles más frecuentes son las infecciones, y sobre todo las respiratorias e intestinales. Es importante visitar a tu pediatra en cuanto aprecies los primeros síntomas para que él diagnostique y trate la enfermedad de tu hijo.

Visto 6022 veces
Emma

Emma