¡Al rico helado!

Valora este artículo
(4 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Hacer helados caseros es mucho más fácil de lo que parece, tanto si tienes heladera como si no. Hoy te explicamos cómo preparar fácilmente un rico helado cremoso con los niños, de manera divertida, nutritiva y sobre todo muy sabrosa.

El helado no sólo es un delicioso postre que vuelve locos a los niños, también es una fuente de vitaminas y nutrientes que, si además es casero, es aún más sano y nutritivo.

Cómo hacer helados

Comprar una heladera es lo más cómodo para preparar helados caseros, las encontrarás alrededor de 30€, no ocupan demasiado y son muy sencillas de utilizar.¡Al rico helado!

La heladera se encarga de batir la mezcla de manera automática dentro de una cubeta que tendrás que llenar de hielo para que se mantenga fría, consiguiendo así un helado cremoso y muy suave.

Si no tienes heladera debes poner la mezcla en el congelador y batirla cada media hora para evitar que se formen los cristales. Puedes usar el robot de cocina, pero es muy fácil prepararlo sin ninguno de estos accesorios de manera tradicional. Es muy recomendable usar un temporizador para que te avise cada media hora, y verás cómo consigues un helado cremoso y suave como el de la heladería.¡Al rico helado!

Este método es el más largo, pero sin duda el más divertido para aprovechar una tarde de tormenta de verano o un día lluvioso. Tan sólo tendrás que estar un poco más pendiente, pero el proceso te permitirá añadir en el momento justo los toppings para que se queden incrustados en el helado.

Helado de chocolate

Esta es la receta tradicional del helado cremoso: una crema inglesa muy sencilla, o sea, unas natillas ligeras, a las que podemos añadir diversos ingredientes para conseguir helado de sabores diferentes. En este caso es el chocolate negro el que le da un sabor más intenso al helado, pero puedes sustituirlo por chocolate con leche o blanco, o un poco de tu mermelada preferida que se agrega cuando la mezcla se ha templado.

 

Ingredientes:¡Al rico helado!

4 yemas de huevo

120 gramos de azúcar

½ litro de leche

100 gramos de chocolate negro

Preparación:

  1. Pon a hervir la leche con el chocolate troceado.
  2. Remuévelo bien hasta que se disuelva.
  3. Mezcla las yemas con el azúcar.
  4. Agrégale las yemas con el azúcar, poco a poco, mientras remueves con las varillas, a fuego medio-alto.
  5. Comprueba que no hayan quedado grumos y retíralo del fuego.
  6. Deja que se enfríe y pon la mezcla en la heladera.

Helado de yogur¡Al rico helado!

El helado de yogur es uno de los más ligeros y suaves que puedes preparar, combina con cualquier sabor y a los niños les apasiona.

Sólo debes mezclar el yogur y el azúcar con la batidora y ponerlo en la heladera. La proporción es de 6 yogures naturales y 6 cucharadas de azúcar, aunque es cuestión de gustos. Si el topping que vas a usar para decorar los helados es muy dulce, puedes llegar incluso a suprimir el azúcar.

Para hacer un helado de yogur de sabores puedes agregar trozos de fruta fresca o sustituir el yogur natural por los de frutas.

Toppings: cómo decorar tus helados caseros

Los toppings le dan a los helados nuevos elementos de contraste que nos permiten combinar sabores y texturas de muchas maneras diferentes, haciendo de cada helado un postre diferente. Son el complemento perfecto del helado, y además a los niños les encantará decorar los helados con ellos.

Puedes usar muchísimas cosas para decorar los helados, y cada una de ellas le dará un sabor diferente a cada bocado: trocitos de fruta fresca, virutas de chocolate, gominolas pequeñas, galletitas dulces, frutos secos tostado, salsas de frutas, sirope de chocolate, confituras... Algunos de los que más les gustan a los niños puedes hacerlos en casa mientras se prepara el helado:

  1. Tuesta un puñado de nueces en el horno hasta que estén doradas. Prepara un caramelo con cuatro cucharadas de azúcar y unas gotitas de agua. Ponlo a fuego fuerte y agrega las nueces. Retíralo del fuego y espera a que se enfríe. Trocéalo con un cuchillo y resérvalo. Sustituye las nueces por otros frutos secos como avellanas, almendras o anacardos y comparad los sabores.
  2. Para el sirope de chocolate, puedes mezclar unas cucharadas de cacao instantáneo con un poquito de leche en un vaso. Es fácil dar con la textura adecuada añadiendo muy poca leche y rectificando después de removerlo. Ponlo unos segundos en el microondas y así derretirá tu helado.
  3. Para que el chocolate se endurezca sobre el helado, sólo tendrás que derretirlo con un poco de agua y servirlo caliente sobre el helado. Si usas el microondas, hazlo a intervalos muy cortos para evitar que el chocolate se queme y se estropee.¡Al rico helado!

Este chocolate de cobertura es ideal para preparar polos de helado cremoso que podrás llevar contigo al parque o de paseo, siempre listos para tomar. Sólo necesitarás unos moldes de silicona y unos palitos de madera. Se rellenan, se bañan con este chocolate y se guardan en el congelador dentro de una fiambrera.

Hacer un helado cremoso está al alcance de todos, y es un modo muy divertido de iniciar a los niños en el mundo de la gastronomía, los sabores, la nutrición y, por supuesto, la imaginación. Aprovecha para enseñar a tus hijos a hacer helados caseros y pasaréis una tarde muy divertida con degustación incluida.

Visto 3055 veces
Emma

Emma