Roscón de Reyes

Valora este artículo
(7 votos)
2568
Roscón de Reyes

El roscón de Reyes es uno de los dulces de Navidad más típicos de estas fechas. Es tradicional prepararlo durante la víspera y ponerlo en el desayuno después de abrir los regalos. Fácil y muy económico, hoy te mostramos cómo preparar este delicioso postre navideño con sorpresa incluida.

Dulce y casero, esponjoso por dentro y crujiente por fuera, el roscón de Reyes puede abrirse por la mitad y rellenarse de nata, crema, trufa o cabello de ángel. Sin embargo, este postre navideño es tan sabroso que puedes servirlo tal cual y acompañarlo de un chocolate o un buen vaso de leche.

Toma nota de esta receta tan fácil y barata para estas Navidades, te sorprenderá que un postre tan sencillo pueda rendir tanto y estar tan delicioso.

Ingredientes

120 g de azúcar

1 limón

1 naranja

130 g de leche

70 g de manteca de vaca

2 huevos

3 o 4 gotas de esencia de anís

30 g levadura de panadería

550 g harina de fuerza

1 pizca de sal

1 haba seca

1 huevo batido

1 puñado de azúcar para adornar

Frutas escarchadas, guindas, almendras fileteadas...

Preparación

Lava bien el limón y la naranja, sécalos y ralla la mitad de la piel en un bol amplio. Agrega el azúcar y mezcla bien con ayuda de una cuchara de madera.

Añádele los huevos, la leche y la manteca. Mézclalo bien.

Disuelve la levadura en un poquito de agua tibia y agrégala a la mezcla. Añade las gotitas de esencia de anís con mucho cuidado de no pasarte; recuerda que con 3 o 4 gotitas es suficiente.

Mezcla bien con la cuchara y agrégale la harina y la sal. Amasa bien hasta conseguir una masa compacta.

Vuelve a poner la masa en el bol, cúbrela con un trapo limpio y húmedo, con cuidado de que no se cuele el aire.

Espera a que la masa doble su tamaño. Si las condiciones de tu cocina son óptimas, en media hora estará lista, pero puede llegar a tardar hasta hora y media.

Tómatelo con calma y no te precipites.

Retira la masa del bol y dale forma de bola sin amasarla demasiado. Hazle un agujero en el centro y estírala suavemente. Introduce el haba seca y la figurita en su interior.

Ponla sobre papel sulfurizado encima de una bandeja de horno, píntala con el huevo batido y añádele las frutas escarchadas, las guindas o las almendras.

Pon un puñado de azúcar en un tazón y humedécelo un poco. Haz bolitas con los dedos y adorna con ellas el resto del roscón. Cúbrelo de nuevo con el trapo húmedo y espera a que vuelva a crecer.

Cuando el roscón haya vuelto a doblar su tamaño, ya podrás hornearlo. Recuerda precalentar el horno a 200º en cuanto veas que empieza a subir.

Pon en el horno un tazón mediado de agua y así evitarás que el roscón se reseque durante la cocción. Hornéalo a 200º durante 20 minutos aproximadamente. A continuación, baja el horno a 180º y dale diez minutos más de cocción.

Utiliza una aguja de calceta o un palillo largo de madera para comprobar que el interior esté bien cocinado, y retíralo del horno.

El roscón de Reyes ya está listo para servir. Tus invitados se sorprenderán del sabor tan agradable y casero de este dulce de Navidad tan sencillo y económico. ¡Ah! Y no olvides explicar a los niños que pasará si alguien encuentra la figura o el haba.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar tus preferencias de privacidad u obtener más información a continuación.