Albóndigas con salsa de tomate

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Las albóndigas de carne con salsa de tomate es uno de los platos preferidos de niños y mayores. Si son caseras aún están más ricas, porque puedes añadirles un poco más de esto o un poco más de aquello para hacerlas a tu gusto.

Además son muy fáciles de hacer, económicas y puedes dejarlas preparadas de un día para otro.

Ingredientes

600 GR DE CARNE PICADA DE TERNERA

1 HUEVO

1 CHORRITO DE LECHE

1 REBANADA DE PAN DE MOLDE

1 PUÑADO DE PAN RALLADO CON AJO Y PEREJIL

SAL

HARINA PARA REBOZAR

ACEITE DE OLIVA PARA FREÍR

1 KG DE TOMATES

1 DIENTE DE AJO

1 CEBOLLA

1 PUERRO

1 CUCHARADA DE AZÚCAR

SAL

ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Preparación

Lo primero es preparar la carne para las albóndigas. Remoja el pan en la leche y pon la carne picada en un bol amplio. Conviene retirarla un rato antes de la nevera, para que no esté demasiado fría, ya que tendrás que amasarla con las manos bien limpias.

Agrégale el huevo, la sal, el pan de molde remojado en la leche y el pan rallado. Amasa y mezcla bien todo con las manos.

Forma las albóndigas y pásalas por harina. Dóralas bien en una sartén con aceite de oliva, bien caliente, y resérvalas sobre papel absorbente.

Mientras se fríen puedes empezar a preparar la salsa de tomate para las albóndigas.

Lava y pica los tomates, el ajo, el puerro y la cebolla. Pon un poco de aceite de oliva virgen en una tartera y, cuando esté caliente, agrega el ajo y la cebolla.

Cuando la cebolla empiece a freírse, agrega el puerro y rehoga bien.

Cuando la cebolla comience a dorarse, añade los tomates y rehoga bien. Agrega la sal y el azúcar y cocínalo bien a fuego medio unos 20 o 25 minutos. Pásala por el pasapurés o por un colador amplio y fino con ayuda de la maza del mortero o una cuchara. Prueba la salsa y rectifica la sal si fuese necesario.

Pon la salsa de tomate en una tartera amplia y agrégale las albóndigas. Cocínalas en la salsa de tomate durante cinco o diez minutos a fuego lento.

Ya tienes unas albóndigas en salsa de tomate para chuparte los dedos. ¡Seguro que tus hijos te querrán un poco más!

Visto 5570 veces
Emma

Emma