Los cólicos del lactante

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Los cólicos del lactante

Algunos bebés no los padecen; otros se calman fácilmente con un poco de atención y mimos; y la mayoría pueden estar llorando durante horas. Llegan al atardecer y no se conocen sus causas. Hablamos de los cólicos del lactante.

Los cólicos del lactante suelen afectar a más de la mitad de los bebés desde las dos o tres semanas de vida hasta que cumplen los tres o cuatro meses. Suelen aparecer diariamente, desde el atardecer hasta la madrugada, aunque algunos bebés pueden sufrirlos a cualquier hora del día.

Los cólicos del lactante comienzan con el llanto desconsolado del bebé, que adopta una postura encogida como si le doliese el vientre. Pueden pasarse más de tres horas llorando y seguramente las dudas asaltarán a los padres primerizos por lo desesperado del llanto.

Aunque los síntomas del cólico del lactante pueden confundirse fácilmente con los de los gases del bebé, los gases no son más que un síntoma o consecuencia de los cólicos, que se producen porque el bebé traga mucho aire al llorar.

A pesar de que también se ha especulado con que los cólicos se producen por problemas de intolerancia a determinados alimentos o de estreñimiento de los bebés, lo cierto es que se desconocen sus causas.

A nadie le resulta agradable ver llorar a su bebé, pero no existe ningún tratamiento específico para eliminar los cólicos del lactante. Sin embargo, sí que existen varios remedios para disminuir los efectos de los cólicos de bebés que calmarán el dolor y otros síntomas.

  1. Comprueba que el llanto de tu bebé no tiene otras causas, como hambre, sueño, fiebre o incomodidad por tener el pañal sucio.
  2. Ponle música, ofrécele el chupete, canturréale, háblale, mécele y ponlo sobre tu vientre o cógelo en brazos cuanto quieras, sin miedo a estar malcriando a tu bebé.
  3. Consuela a tu bebé buscando una postura cómoda para ambos. Abrígalo en una mantita y acúnalo en tus brazos, hablándole y canturreándole para que se sienta acompañado.
  4. Ofrécele el pecho siempre que quiera, aunque haga tomas cortas y luego regurgite un poco, ya que la lactancia materna suele tener un efecto calmante en los bebés.
  5. Alivia los gases del bebé con un masaje en su tripa. Hazlo con tus manos, en movimientos circulares y en el sentido de las agujas del reloj.
  6. Recuéstalo sobre una hamaca vibratoria con una mantita sobre la barriga. El movimiento vibratorio hará que se calme el dolor y que le resulte más fácil pasar los cólicos mientras está dormido.
  7. Un paseo en mochila, el coche o el carrito suelen tener el mismo efecto. Si tu bebé empieza a sufrir los cólicos del lactante a la misma hora, anticípate un poco y sácalo a pasear un rato antes de la hora acostumbrada.
  8. El ruido blanco suele calmar a los bebés, descárgate una App para tu móvil o Tablet y pónsela para dormir.
  9. Por las noches, prueba a ponerlo a dormir envuelto en una manta con una bolsa de agua caliente sobre el vientre. Comprueba que el agua de la bolsa no esté demasiado caliente para evitar que el bebé se queme o pase demasiado calor. También puedes poner en su cuna o serón una prenda con tu olor, como un pañuelo, una camiseta...
  10. Elimina los excitantes en tu dieta si estás dándole el pecho y procura alimentarle en una zona tranquila.
  11. Restringe las visitas de tarde, sobre todo si son muy ruidosas, para que tu bebé no se altere demasiado.

Busca tiempo para descansar durante estos meses. Los cólicos del lactante pueden acabar con tu paciencia y llevarte a la desesperación, ya que el bebé llora y llora con fuerza y sin motivo aparente: es el momento de pedir a alguien de confianza que te releve durante un rato y cuide al bebé por ti.

Consulta a tu pediatra si la duración de los cólicos se prolonga más allá de los cuatro meses o si llora más de cuatro o cinco horas al día.

Ármate de paciencia y no desesperes, piensa que los cólicos del lactante desaparecerán pronto y que todo lo que puedes hacer durante estos meses es aliviar el dolor de tu bebé con mucho cariño y comprensión.

Visto 2172 veces
Emma

Emma