¿Qué es la ictericia?

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

¿Qué es la ictericia?

3 de cada 5 bebés sufren ictericia al nacer. Así que no te agobies porque es una alteración del hígado muy común en neonatos y suele resolverse, con la ayuda de los rayos del sol, en pocos días.

Cuando los bebés nacen, algunos de sus órganos pueden no haberse desarrollado totalmente y quizás necesiten una ayuda extra para hacerlo. Cuando se trata del hígado aparece la ictericia, que pondrá a tu bebé de color amarillo durante unos días.

Por qué tu bebé se ha puesto amarillo

El hígado tiene como función principal descomponer y reciclar la bilirrubina, que no son más que glóbulos rojos inservibles. Cuando el hígado no hace su trabajo, la sangre acumula esta sustancia que tiñe la piel y los ojos de tu bebé de amarillo.

Por eso, la ictericia fisiológica es más frecuente en neonatos, especialmente en bebés prematuros o que han sufrido al nacer. Tanto si está inmaduro como si está dañado por el estrés o las magulladuras del parto, el hígado de tu pequeño necesitará unos días para funcionar correctamente.

Un poco de tiempo, la luz del sol y una alimentación frecuente harán que los niveles de bilirrubina en sangre de tu bebé se normalicen y adquiera un aspecto más sonrosado y saludable.

De hecho, rara vez es necesario prescribir algún tipo de tratamiento para la ictericia en neonatos, aunque tu bebé permanecerá controlado por su pediatra hasta que se normalice la situación. También es probable que pase unos días en la incubadora bajo una luz azul, que le ayudará a eliminar la bilirrubina más fácilmente a través de la orina.

En casos menos frecuentes, la ictericia puede no ser fisiológica y deberse a otros motivos:

  1. Incompatibilidad del grupo sanguíneo: en raras ocasiones, la madre y el bebé no comparten el mismo tipo de sangre, lo que puede provocar la ictericia en neonatos. Para remediarlo se inyecta inmunoglobulina a la madre.
  2. Ictericia de la leche materna. Los síntomas aparecen una semana después del parto. Se produce porque los intestinos del bebé no son capaces de eliminar toda la bilirrubina de la leche materna. No requiere tratamiento y desaparece en unas semanas.
  3. Magulladuras durante el parto, que aumentan los niveles de bilirrubina al curarse. Desaparece en pocos días.
  4. Infecciones o enfermedades del hígado, como la hepatitis, la septicemia o la fibrosis quística, que pueden requerir tratamiento.

Cómo tratar la ictericia

En el caso de la ictericia fisiológica, que es la que más se diagnostica, el tratamiento es muy sencillo y no requiere hospitalización. Estos son los consejos que te dará tu pediatra:

  1. Tomas más frecuentes, especialmente con lactancia materna, que ayudarán a que su intestino funcione y se elimine la bilirrubina más fácilmente.
  2. Fototerapia. Los rayos del sol hacen que tu bebé elimine la bilirrubina más rápido a través de la orina, pero ojo, no debes ponerlo directamente, sino tras un visillo o una cortina.
  3. Masajes para bebés, que ayudan a eliminar toxinas y fortalecerán vuestro vínculo, especialmente si está en la incubadora de neonatos.

Debes consultar a tu médico si observas que tu bebé con ictericia está muy apagado, llora desconsoladamente, orina poco o tiene fiebre.

Cuando la ictericia tiene causas más graves como la intolerancia del Rh o problemas con los glóbulos rojos, es probable que tu bebé necesite tratamiento, que puede ir desde la fototerapia con bililuces o mantas de fibra óptica, hasta la transfusión de sangre.

La ictericia suele ser leve y transitoria en la mayoría de los casos, desapareciendo por sí sola en unos días, sin necesidad de tratamiento ni hospitalización. Consulta siempre con tu pediatra cualquier duda y ya verás cómo todo se resuelve rápidamente.

Visto 1330 veces
Emma

Emma