La vuelta al trabajo

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Vuelta al trabajo

Ha llegado el indeseado momento de reincorporarte al mundo laboral. Intenta ver el lado positivo, que aunque te parezca increíble, también existe. A pesar de que la vuelta al trabajo tras el parto no te apetezca demasiado, tardarás muy poco en descubrir lo bien que te sienta recuperar tu seguridad e independencia aunque sólo sea por unas horas.

No te sientas culpable ni mala madre, combinar la maternidad y el trabajo exige un gran esfuerzo, y es normal que sientas algunas contradicciones. Debes recordar que estás haciendo lo mejor para ti y para la familia y confiar en que tu bebé crecerá tan feliz como los demás.

Tu desarrollo personLa vuelta al trabajoal y laboral, así como los ingresos económicos son muy importantes para mantener una situación familiar feliz que favorezca el crecimiento de tu hijo.

Tómate tu tiempo para escoger guardería o cuidadora, y empieza con la rutina poco a poco unos días antes de tu regreso a la vida laboral. Si vas a dejar al bebé con los abuelos o el padre, el periodo de adaptación es igualmente importante.

Organiza tu horario y tus necesidades. Si planificas bien tu tiempo libre, puedes hacer muchas cosas con el bebé, con las que los dos disfrutaréis, como hacer la compra, los recados o ir al parque.

Considera las diferentes opciones de las que dispones a la hora de reincorporarte al trabajo.

La baja maternal tiene una duración de 16 semanas a partir del parto o la adopción (si es múltiple dos más por cada hijo), pero no tienes por qué disfrutarlas todas juntas.

Tras las primeras seis semanas de baja maternal necesarias para tu recuperación, las diez restantes puedes disfrutarlas a tiempo parcial, por lo que la vuelta al trabajo se hará más llevadera.

Reducir tu horario laboral también puede ayudarte a gestionar mejor la maternidad y el trabajo. Puedes reducir desde la octava parte hasta la mitad de tu jornada diaria, dentro de tu horario laboral. Habla con tu empresa para encontrar la opción más conveniente para las dos.

No dudes en continuar con la lactancia materna. Los sacaleches son la elección más cómoda si tu bebé no está lo suficientemente cerca como para hacerlo en tu hora de lactancia diaria, que puedes dividir en dos si lo deseas. Empieza unos días antes de finalizar la baja maternal para acostumbrarte: puedes conservar la leche un día en la nevera y un mes en el congelador.

Dejar al niño en la guardería o con los abuelos para reincorporarse al trabajo tras la baja maternal puede resultar duro para madre e hijo. Una buena planificación de tus necesidades y horarios te ayudará a organizarte mejor y resolver imprevistos.

Visto 1910 veces
Sara

Sara