El uso del móvil en niños

Valora este artículo
(2 votos)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

El uso del móvil en niños

Cada día que pasa los teléfonos móviles se hacen más imprescindibles, y es que hacemos tantas cosas con ellos que parece increíble que hayan llegado a nuestras vidas hace poco más de una década. Sin embargo, a la hora de dárselo a los niños, es conveniente que fijemos normas y límites. Te explicamos cómo y por qué.

El incremento del uso de los teléfonos móviles durante estos últimos años ha hecho surgir el debate en más de una ocasión. Con el auge de las nuevas tecnologías y los móviles de última generación, la cuestión se ha vuelto espinosa.

Tres de cada cinco niños españoles de entre 10 y 15 años tienen teléfono móvil, por eso es normal que cada vez más padres se hagan preguntas como: ¿a partir de qué edad puedo comprar un móvil para saber dónde está mi hijo?, ¿para qué necesita tener móvil un niño? o ¿cuánto tiempo puede jugar mi hijo con el teléfono móvil?

Teléfono móvil: ¿sí o no?

Está claro que la respuesta no es tan sencilla. Para la mayoría de los padres, el teléfono móvil es imprescindible si se trata de preservar la seguridad de sus hijos: en caso de peligro, si desaparecen, si han sufrido un accidente, si se pierden… En este tipo de casos no sólo puede salvar vidas, sino que también les transmite confianza y tranquilidad.

El móvil también es perfecto para que los niños estén tranquilos cuando más lo necesitas, especialmente durante los viajes, en reuniones de adultos, salas de espera…

Y por si esto fuera poco, debemos tener en cuenta que, en una etapa en la que el desarrollo de su cerebro está en pleno apogeo, este tipo de entretenimiento les resulta especialmente atractivo.

Esto puede provocar que pierdan interés en otro tipo de juegos que también contribuyen a su desarrollo, se vuelvan caprichosos e incluso dependientes del teléfono móvil.

El teléfono y la Tablet, con límites

Para la Asociación Española de Pediatría es importante que los padres pongan normas y límites a los niños en el uso que hacen de los teléfonos móviles y las nuevas tecnologías puesto que, a pesar de que sus ventajas son innegables, son también “adictivos y potencialmente peligrosos”. Estas son algunas de sus recomendaciones al respecto:

  1. Generalmente los niños no necesitan tener un teléfono móvil. En último caso, asegúrate, antes de comprar un móvil a tu hijo, de que es realmente imprescindible para su seguridad, y en ese caso, controla su uso y las aplicaciones que puede descargarse.
  2. El teléfono móvil no debería restar tiempo a actividades saludables como el deporte, los juegos al aire libre, las relaciones familiares, la lectura o los estudios.
  3. Los juegos o aplicaciones de su teléfono móvil o Tablet no deben fomentar, en ningún caso, la vida virtual o sustituir la vida real.
  4. Explícale a tu hijo que no debe confiar en una persona que conozca en internet, por muchas horas que haya estado chateando con ella. Tampoco debe proporcionar a nadie su nombre, teléfono, números de tarjeta, dirección, o contraseñas.
  5. Para evitar sorpresas, acostumbra a los niños a hacer uso de internet y las nuevas tecnologías en tu presencia: las consolas, videojuegos, teléfonos móviles, tablets y televisores deben estar en lugares comunes y ser accesibles a todos.
  6. Utiliza los servicios de tu compañía telefónica y las apps de seguridad infantil para evitar un mal uso del teléfono móvil.
  7. Supervisa el uso de estos equipos, pero no seas inflexible ni dictatorial, porque tu mejor arma siempre es la confianza que tus hijos ponen en ti. Tú debes ser la primera persona a la que acudan en cuanto tengan un problema o se sientan inseguros.

Mejor prevenir que curar

Los teléfonos, móviles, internet, la televisión, los videoconsolas… a todos los niños les encantan. Sin embargo, las normas y límites que los niños reciben de sus padres no son los mismos.

A la hora de establecer estos horarios, es frecuente que surjan argumentos del tipo “es que mi amigo ya tiene uno” o “a mi amiga le dejan ver esto o lo otro”. Es habitual la queja de padres, que controlan al límite el uso de las nuevas tecnologías, mientras sus hijos conviven con otros niños que utilizan a todas horas sus teléfonos móviles de última generación.

Estas desigualdades son comunes a otros ámbitos, y una prueba más a la que los padres deben enfrentarse a la hora de educar con límites a sus hijos.

Por eso, es fundamental fomentar el diálogo, pero mantenerse firme en las normas y límites de los niños para evitar el abuso del teléfono móvil, internet y las redes sociales.

Visto 2130 veces
Emma

Emma

Más artículos en esta categoría: « El niño a los 4 años