El ejercicio físico en niños y adolescentes

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

El ejercicio físico en niños y adolescentes

Para crecer sano es muy importante, además de tener una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico. Toda la familia, y en especial los niños y adolescentes, debería implantar este hábito en su rutina diaria. Te explicamos por qué, cómo y cuánto deporte deben practicar tus hijos.

Todos conocemos la importancia del ejercicio físico para poder gozar de una buena salud. Muestra de ello es el creciente número de gimnasios, zonas deportivas, parques de ejercicios y actividades al aire libre para todas las edades.

En el caso de los niños y adolescentes, la actividad física es aún más importante. No debemos conformarnos con las clases de educación física ni permitir que sus hormonas los encierren en su habitación hasta el fin de su adolescencia.

La importancia del ejercicio físico en la etapa de crecimiento

El ejercicio físico es fundamental a cualquier edad, pero en el caso de los niños, y especialmente durante la adolescencia, aún lo es más, ya que su cuerpo se encuentra en plena etapa de evolución y desarrollo.

El deporte y la actividad física diaria son cruciales para que sus capacidades se desarrollen tanto a nivel intelectual como físico, moral, ético, emocional… Y si además el ejercicio se realiza en grupo, sus beneficios se multiplican:

  1. Previene la obesidad, las dolencias del corazón, la osteoporosis, la diabetes, las enfermedades mentales e incluso algunos tipos de cáncer.
  2. Alivia el estrés, mejorando su rendimiento físico e intelectual.
  3. Mejora la resistencia a las enfermedades comunes.
  4. Previene el tabaquismo y las adicciones.
  5. Fortalece sus músculos y huesos.
  6. Mejora las relaciones sociales.

Las ventajas del ejercicio físico son tantas que la Asociación Española de Pediatría recomienda que niños y adolescentes realicen “actividad física moderada o vigorosa durante un mínimo de 60 minutos diarios”, e insiste en la importancia del ejercicio físico y la práctica de deporte para favorecer su “desarrollo global óptimo, su integración, el fomento de valores positivos y la adquisición de estilos de vida saludables”

Cómo fomentar el ejercicio físico en niños y adolescentes

Para que os cueste mucho menos trabajo hacer ejercicio físico diariamente, te vendrán de maravilla nuestros consejos:

  1. Integra el ejercicio en vuestra vida diaria: prescinde del ascensor, aparca el coche a mayor distancia de tu destino, abriga bien a los niños y baja al parque aunque haga frío, jugad al Enredos, organiza carreras, pasead en bici el fin de semana…
  2. Conviértelo en un hábito y da ejemplo. Si tomas parte en sus actividades y ven cómo practicas ejercicio físico diario, los niños lo asumirán como una costumbre que mejorará su salud durante toda su vida.
  3. Sé positiva y elimina tentaciones. Limitar el tiempo de videojuegos y televisión no tiene por qué convertirse en un castigo si lo sustituyes por actividades que les gusten, especialmente en la adolescencia.
    Ir juntos a aeróbic, animarles a practicar deporte como actividad extraescolar, llevarles a patinar y organizar actividades al aire libre en familia son sólo algunas maneras de mantenerse en forma y prevenir la apatía.

No hace falta tener grandes conocimientos para hacer ejercicio físico con los niños, pero te vendrá muy bien saber en qué debes incidir:

  1. Resistencia. Correr, jugar a la pelota, patinar, andar en bici, nadar en la playa o pasear por el bosque son excelentes ejercicios que mejorarán su resistencia, su capacidad pulmonar y su salud.
  2. Fuerza. Para fortalecer sus músculos, nada mejor que jugar en el parque: columpiarse, trepar, deslizarse o saltar son algunos de sus preferidos.
    Cuando son mayores y se vuelven más remolones, este tipo de ejercicios es aún más necesario. Prepara con ellos juegos y competiciones, como tirar de la cuerda o hacer flexiones, y prueba con los deportes de equipo, muy beneficiosos en estas edades.
  3. Flexibilidad. Bailar, deslizarse por el suelo como una serpiente, nadar, hacer el pino, la carretilla… Incluye algunas de estas actividades en sus juegos diarios y verás cómo tus pequeños estarán mucho más ágiles y despiertos.

El ejercicio físico diario es fundamental en niños y adolescentes, y ya ves que, con tan sólo hacer algunos cambios en tu rutina diaria, puedes mejorar su salud mucho más de lo que imaginas.

Visto 4565 veces
Emma

Emma