Cómo gozar de una buena salud emocional

Valora este artículo
(2 votos)
918
Cómo gozar de una buena salud emocional

En medio del estrés de la vida diaria, el trabajo, la casa y los niños, nos preocupamos por tenerlo todo a punto y además buscar tiempo para mejorar nuestra dieta, nuestra salud, hacer ejercicio y estar guapas...Pero, ¿para cuándo dejas tu salud emocional?

Cómo gozar de una buena salud emocionalNuestra salud se ve amenazada diariamente por diferentes agentes externos, desde los gérmenes y bacterias hasta el desgaste físico y la tensión del ritmo diario. A menudo, nos concentramos demasiado en cuidar nuestro cuerpo mientras olvidamos por completo nuestra salud mental.

Una buena salud emocional es imprescindible para mantenernos sanos, ya que el sistema nervioso es, al fin y al cabo, quien regula nuestro cuerpo, y cualquier anomalía en su funcionamiento se ve reflejada directamente en la salud y el bienestar físico.

Para la OMS, la salud de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras relaciones son los tres pilares básicos sobre los que se asientan los niveles de bienestar. Cuanto mayor sea el equilibrio entre ellos mayor será nuestro nivel de salud y bienestar.

Dedícale tiempo a tu mente.

Es clave para mejorar nuestra salud que dediquemos algo de tiempo a cuidarnos. La mente necesita también de su tiempo de reflexión para aprender a valorar las experiencias y gestionar nuevas cuestiones.

Organiza tu tiempo y reserva un rato para reflexionar sobre tus reacciones a los problemas o sobre tus relaciones con los demás para evitar repetir errores, pero hazlo siempre desde un punto de vista constructivo y sé indulgente contigo misma.

Pensar es uno de los ejercicios mentales más sanos que puede practicar el ser humano. Hazlo mientras caminas un par de veces al día durante media hora y verás cómo mejoran tu salud física y mental.

Conócete mejor y sé positiva.

Cómo gozar de una buena salud emocionalUna actitud positiva y una situación mental equilibrada son las bases sobre las que se asienta una buena salud emocional.

Aprender a reconocer los impulsos que hay detrás de los sentimientos y saber encontrar una solución adecuada, te ayudarán a gestionar mejor tus problemas y sufrir menos consecuencias desagradables a la hora de afrontar imprevistos, situaciones complicadas o contratiempos.

Haz ejercicio para aliviar tu frustración o tu ira. Dale tiempo a la tristeza y no te dejes llevar por los impulsos sin pensártelo antes dos veces.

Organízate a la hora de solucionar tus problemas e intenta afrontarlos de uno en uno. No te condiciones a ti misma ni te conviertas en tu propia enemiga: ponte las cosas más fáciles e intenta ver el lado positivo y optimista de las cosas.

Cultiva la confianza en ti misma y vive sin miedo. Pide lo que necesites y expresa con claridad y firmeza lo que te disgusta o te molesta para que la situación no se repita.

Dedícate tiempo para disfrutar de ti misma. Todos merecemos un descanso o un capricho de vez en cuando, y tu salud mental te lo agradecerá con creces.

Cuida tus relaciones afectivas y sociales.

La comprensión y el respeto son básicas para el entendimiento, por eso debemos aprender a prestar atención a los demás y a medir nuestras opiniones para gozar de unas buenas relaciones sociales que son imprescindibles para mejorar nuestra salud emocional.

Conocerte a ti misma es el primer paso para conocer a los demás, ya que las relaciones sociales mejoran cuando tu capacidad de introspección es mayor. Tómate tu tiempo para pensar antes de actuar y hablar. Sé comprensiva.

La empatía es un ejercicio de reflexión y razonamiento que te permitirá aprender más de los que te rodean. Ponerte en el lugar del que te habla te enseña a escuchar a los demás con atención, a disfrutar de su compañía y a no juzgar a las personas antes de tiempo.

No te encierres en tu familia o grupo de amigos, sal a menudo y realiza actividades variadas para aprender cosas diferentes y hacer nuevas amistades.

No descuides tu alimentación, haz ejercicio, ponte guapa y rodéate de quien te haga feliz. Busca el equilibrio entre tu cuerpo y tu mente. Así, tu salud emocional y física estarán siempre en perfectas condiciones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar tus preferencias de privacidad u obtener más información a continuación.