La llegada de un nuevo hermanito

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

La llegada de un nuevo hermanito

Ha nacido el nuevo bebé y con él llegan muchos cambios para todos. Es probable que surjan algunas dificultades por el camino y que a quien más afecten estos cambios sea al hermano mayor. Saber a qué nos enfrentamos puede ayudarnos a solucionar esos problemas y mejorar la adaptación del niño a su nuevo hermano.

La llegada del nuevo bebé supone una alegría para todos, pero también implica un cambio de ritmo de vida que sin duda afectará a todos los miembros de la familia.

El nuevo hermano precisa toda la atención de sus padres, que tendrán que adaptarse a unos horarios agotadores que les dejarán poco tiempo para ocuparse del hermano mayor.

Las visitas de la familia y amigos centran toda su atención en el nuevo bebé, y es fácil que aparezcan celos del hermano que todavía no entiende que ahora debe compartir a sus padres, la atención de los demás, su dormitorio o sus juguetes.

Debemos saber que es normal que el niño se sienta agobiado y desplazado por el nuevo hermano, ya que debe asumir muchos cambios en poco tiempo. Se sentirá triste y abandonado, y pensará que ha perdido nuestro cariño para siempre, por eso se enfadará y sentirá miedo.

Para evitar que sienta celos del nuevo hermano debes preparar al niño de manera que colabore y participe en los preparativos el nacimiento del bebé, explicándole cómo debe cuidarlo, protegerlo y ayudarlo.

Una vez que haya nacido el nuevo bebé y tengamos que centrar nuestra atención en el recién nacido, será el momento de evitar que nuestro hijo se sienta desplazado haciendo que se sienta querido, atendido y amado. Escúchalo, atiéndelo y dedícale tiempo junto al nuevo bebé.

En la medida de lo posible, debemos hacerle entender que el nuevo hermano necesita muchas atenciones y que su colaboración es fundamental. Se sentirá más útil y querido si se implica que si lo apartamos o dejamos de lado. Tanto si estas cambiando un pañal, como si estás bañando al recién nacido, seguro que hay algo en lo que puede ayudarte.

Adaptarse al nacimiento de un nuevo bebé suele ser más difícil para los más pequeños, que dependen mucho más de sus padres y tienen menos capacidad para asumir los cambios. Para enseñarles a hacerlo, debemos prestarles más atención y ayudarles a adaptarse preparándolos para este momento y mostrándoles la parte más positiva de la nueva situación.

Visto 1691 veces
Carol

Carol

Más artículos en esta categoría: « Depresión posparto Los miedos infantiles »