Amigo imaginario

Valora este artículo
(1 Voto)
Enviar a meneame.net
Compartir por Email

Amigo imaginario

¿Te has encontrado a tu hijo hablando sólo y no sabes qué pensar? No te asustes: tener un amigo imaginario es mucho más común de lo que parece. Más de la mitad de los niños viven al menos un episodio de este tipo antes de los 7 años. ¿Es motivo de preocupación o un síntoma de la creatividad de los niños?

El amigo imaginario tiende a aparecer entre los 2 y los 7 años. Se trata de una especie de personaje ficticio con el que el niño habla, juega o discute. Estos seres invisibles producto de su creatividad suelen esfumarse de un día para otro, y tan sólo en ocasiones excepcionales acompañan al niño hasta la adolescencia.

Invisible para el resto de los mortales, el amigo imaginario es el compañero de juegos ideal, el fiel amigo que siempre está disponible y jamás te abandona. ¿Quién no querría tener uno? La mayoría de las veces, además, el amigo imaginario tiene poderes especiales, costumbres poco convencionales o rarezas que los niños asumen con pasmosa naturalidad.

Hasta hace bien poco, el hecho de que un niño tuviese un amigo imaginario era motivo de preocupación y vergüenza para sus padres. De hecho, para la psicología freudiana era un claro indicio de patologías neurológicas que podrían llegar a desarrollarse en la edad adulta.

Sin embargo, hoy en día, este fenómeno se ve con absoluta naturalidad y se considera un síntoma de que tu pequeño tiene una gran capacidad para la comunicación y, desde luego, mucha imaginación.

Recientemente se han llevado a cabo numerosos estudios acerca de este fenómeno y las capacidades de los niños con amigos imaginarios. Los datos demuestran que sólo los niños más creativos viven esta experiencia, y además constatan que tenerlo mejora aún más sus capacidades.

En realidad, que tu hijo tenga un amigo imaginario le dará la inestimable oportunidad de disponer, durante las 24 horas del día, de un compañero de aventuras a su medida. Los beneficios de estos juegos para estimular su mente son incalculables:

  1. Demuestran más facilidad para la comunicación, con un vocabulario más amplio y mayores capacidades lingüísticas.
  2. Mejoran su capacidad de razonamiento, especialmente porque con un amigo imaginario se pasan el día defendiendo posturas opuestas.
  3. Aumenta su empatía: tienen más capacidad para ponerse en el lugar de otros.
  4. Muestran mucha más creatividad e imaginación, especialmente a la hora de resolver problemas.
  5. Tienden a desarrollar carreras relacionadas con el arte y la creación.

Sólo en contadas ocasiones, la aparición del amigo imaginario es producto de carencias afectivas, aunque es cierto que tiende a darse más a menudo en aquellos niños que viven rodeados de adultos.

La presencia de un amigo imaginario no debe ser motivo de preocupación, a menos que impida al niño comportarse de manera sana o continuar su vida con normalidad. En ese caso sería recomendable acudir a la consulta del pediatra para pedirle su opinión.

Si tu hijo tiene pocos amigos con los que jugar, quizás sea recomendable que participe en más actividades para niños pequeños en las que pueda relacionarse con otros niños de su edad. La ludoteca, el parque o determinadas actividades extraescolares como dibujo, baile o cocina para niños son una manera fantástica de fomentar la creatividad para niños.

Tener un amigo imaginario es una de las maneras que tienen los niños de desarrollar su creatividad. Puedes quedarte tranquila, porque esta amistad no le reportará más que beneficios. La comprensión y el cariño deben ser tu única respuesta ante su imaginación y sus necesidades de comunicación.

Visto 2170 veces
Carol

Carol